Tame Impala, Currents reseña

TAME INPALA – Currents

Regresa la banda de psicodelia más importante de los últimos años, para muchos incluso desde los Beatles. Los australianos Tame Impala llevan ya dos discos contando con unanimidad de crítica y público y para este tercero que es cuando de verdad se van a hacer famosos, han querido desafiarse a sí mismos y a su público dejando aparcadas las guitarras y cogiendo los teclados. El resultado es un disco presentado con el pelotazo “Let it Happen”, tan alocado y machacón que incluso parece que el disco se ha rayado. Pero era todo un truco del travieso Kevin, porque después comienza un disco muy de tranquis, como de sueño plácido con hadas, unicornios y canciones navideñas de Wham. En resumen un disco con el que no necesitarás tranquilizantes y que además puede tener un efecto terapeutico, pues tiene todo lo que necesitas para agarrarte a la almohada con unos kilos de helado superando que tu novio te dejó por aquella guiri en el pasado Benicassim. Y si eres chico igual también te gusta.

Anuncios

CUÑADIZER GUIDE TO FESTIVALS

Se acerca el veranito y con él la playita, los chiringuitos, las chicas con poca ropa y los festivales. Hay muchos y no es fácil elegir, porque no en todos podemos encontrar los mismos grupos. De hecho la variedad en los festivales españoles destaca. Así que vamos a repasar alguno de los mejores festivales del verano y algunas recomendaciones para que te lo pases indie estas vacaciones.

guia de festivales españoles de verano

The-Prodigy The-Day-Is-My-Enemy

Prodigy – The Day is My Enemy (2015)

Liam Howlett ha vuelto con su arsenal de ritmos rotos y distorsionados a reclamar su trono en el EDM. “The Day is My Enemy” vuelve con ganas, repleto de sonidos supersónicos y luces de colores dispuesto a quemar céspedes en festivales de canis y rockeros.Y qué decir del pintoresco Keith Flint con sus siempre oportunos gritos y “hey’s” por doquier, poniendo el toque punk y peligroso de la banda. Atrás quedarán tiempos más serios y oscuros, la formación se muestra más fiestera con cada disco que edita, aunque encontraremos también temas para el relax dignos de Muse como “Beyond the Deathray” o el country para discotecas de “Rythm Bomb”. Pero ante todo, la marca de la casa son esos temas repetitivos hasta la saciedad como “Nasty”, “Wild Frontier” o ese guiño a “Ibiza”, sin duda un orgullo para todos los españoles, que nos demuestran que cada vez perfeccionan más la fórmula para hacernos bailar y destrozarnos las neuronas. Tal vez por eso a estas alturas ya no nos importa que la mayoría de canciones se parezcan tanto entre sí o a las del disco anterior. Con mucha droga o sin necesidad de tanto, es la magia del prodigio que nada tiene que envidiar a Deadmau5 o a Chase & Status.

Death-From-Above-1979 - The-Physical-World

DEAD FROM ABOVE 1979 – The Physical World (2014)

El dúo dance-punk canadiense que nos dislocó las caderas hace una década con su rabioso debut está de vuelta con nuevos pelotazos de punk-rock bailable. Los elefantes flequilludos vuelven a entrar en la cacharrería con su sonido estridente a caballo entre Franz Ferdinand, Muse y AC/DC, muy americano. Bien es cierto que en este segundo disco priman las melodías sobre la velocidad, pero no podemos hablar de un giro de 360 grados ni mucho menos. Un disco muy recomendado para fans de White Stripes y Royal Blood para los más alternativos.

PROS
– Las máscaras de elefante
– Un sonido muy americano

CONTRAS
– Más lento
– Difícil de pronunciar el nombre

APHEX TWINS - SYRO

APHEX TWINS – Syro (2014)

El regreso de Aphex Twins viene marcado por mucha expectación, zeppelines y pistas en la web profunda. Tirando de lo aprendido en su Selected Ambients Work allá por los 90, “Syro” evoluciona mutando hacia un techno entre lo bailable, lo industrial y el sonido de ascensor. Los cortes se notan trabajados, con multitud de capas en las que perdersee ir sacando algo nuevo en cada escucha, por lo que sin duda podemos afirmar que gana con las idems. Ya la portada, que muestra una lista de los gastos de grabación y promoción del disco es todo un desafío de estos chicos malos de los bpms. Se echa de menos una “Come to Daddy” o algún tema con más punch pero en general podemos decir que la pareja más irreverente de la electrónica inteligente ha vuelto.

Liars Mess

LIARS – Mess (2014)

Liars son un grupo bastante rarito con una trayectoria de altibajos. Han pasado del punk al techno y en este “Mess” es precisamente el techno el que tiene el mayor protagonismo. Es una electrónica a veces muy fuerte y contundente, con momentos cyberpunk que recuerdan a Rammstein, Prodigy o Marilyn Manson y otros más calmados y repetitivos que no tienen tanta gracia. En casi todo momento son extraños y desafiantes, con ruidos machachones y sonidos que incitan a la violencia o simplementea desfogarse en la pista de baile. Además sus vídeos, en los que se muestran obsesionados por los ordenadores y la realidad virtual son bastante cutres y con un aire ochentero que supongo que van acordes a la faceta artística de la banda. Sentimientos encontrados con este disco, del que se recomienda la primera mitad, con mucho hit, mientras que la segunda mitad es apta sólo para muy fans.

JOHN FRUSCIANTE – Enclosure (2014)

John Frusciante es un genio no, lo siguiente. No contento con oscilar entre el funk-metal y el rock alternativo con Red Hot Chili Peppers, un día se cansó del corset de estar una banda famosa y emprendió una carrera en solitario para experimentar a sus anchas desde las guitarras acústicas a la electrónica más rara. Aunque la droga marcó parte de su vida hoy podemos congratularnos de que el guitarrista está limpio como una patena y pese a lo que dicen las malas lenguas, su talento hoy en día no tiene origen químico. “Enclosure” nos lleva repetidamente a la pista de baile con beats que no tienen nada que envidiar a los de The Prodigy o Deadmau5. O incluso a Disclosure, a los que quizá ha querido hacer un guiño con el título. Además Frusciante cuenta con la poderosa arma de una voz sensible que marca la diferencia, humanizando estos temas de corte tan robótico (recuerdan a Kraftwerk, en cierto modo). Un viaje difícil pero que a segunda escucha resulta ya más agradable.