Slipknot – Tha Grey Chapter (ESCUCHA EXCLUSIVA)

Con una portada de un esqueleto sexy digna de My Chemical Romance (pronto reseña de lo nuevo de Gerard Way, atentos) se presenta el quinto disco de la banda más extrema del metal americano. Con su ruidosa música y sus alocadas letras con constantes referencias al asesinato y al gore, estos nueve chicos de Iowa se abrieron camino entre el maizal del numetal y aquí están, ya con cierta edad, para demostrar que ni deserciones ni suicidios pueden con ellos. Va a hacer falta más que eso para librarse de la pesadilla sonica de Slipnkot. Las máscaras nuevas son un poco feas, pero eso es lo de menos porque vuelven a rajarnos la yugular. Como el disco aún no está en Spotify y lo hemos escuchado a través de su streaming oficial el cual está muy bien pero no pone el número de track, voy a hacer una reseña canción por canción.

XIX: Misterio y Corey cantando melódico. La cosa promete, qué emoción.

Sarcastrofe: Tremendo juego de palabras para un tema ruidoso, con baterías a lo black metal y Corey entre el grito y el rapeo. De base tiene un beat de bajo muy bailongo, si no fuera porque probablemente estén hablando de lo asqueroso que es el mundo. Se nota lo muchísimo que han madurado en estructuras compositivas. Y qué texturas que mete el Dj de los pinchos, muy sutiles. Sólo falla el estribillo, que no hay.

AOV: Quizá es un error tipográfico y quiso llamarse AOR, pues el estribillo suena curiosamente a este estilo de hard-rock. Por lo demás hay quien echa en cara a Slipknot que son muchos en la banda, pero a ver quién saca este sonido sin nueve miembros. El interludio es pura poesía audiovisual, porque se puede ser brutal teniendo sentimientos.

The Devil In I: La conocimos primero por ese vídeo terrorífico, digno de la mejor secuela de Saw en la que los miembros de la banda se someten a muertes tan horribles como ser comidos por perros, por cuervos o quedarse sin ideas para escribir. Cosa que por suerte no les ha pasado y el disco lo demuestra.

Killpop: Una en plan Incubus, de las que les gusta hacer desde el tercero. Está bien porque así pueden sonar en las radios y no dejan de ser brutales y peligrosos.

Skeptic: Monótona y ruda, primero para los más amantes del trash-metal y después con un estribillo de hardcore melódico, muy completa. Y dicen motherfucker, uno de los sellos de identidad de la banda.

Lech: Esta no tiene nada demasiado característico, un poco lo mismo que el resto, aunque también dicen motherfucker.

Goodbye: Parece vocoder pero no, es la voz melancólica de Corey Taylor que se pone tierno para entonar esta despedida. Que mejor manera de recordar a Paul Gray. A buen seguro de que muchos fans también se acordarán de los muertos de Slipknot cuando escuchen el disco. Atención a esos ecos a Faith No More, Mike Patton estaría orgulloso.

Nomadic: Para nuestra sorpresa, el disco no se ha acabado, vuelven con otro tema digno de sus mejores tiempos, mezclando melodías, brutalidad y hasta detalles de electrónica inteligente. Pero el punteo vertiginoso sí que es digno de los mejores maestros del heavy metal.

maxresdefault

The One That Kills The Last: La venganza de Slipknot, la única banda que sabe combinar las melodías de Bon Jovi con la brutalidad de Canibal Corpse. El disco no deja de demostrarlo con épicos estribillos dignos de Operación Triunfo y marchas militares del holocausto que te taladran el pancreas. Más virtuosismo a lo Steve Vai y ecos a System of a Down, es que no tienen límite.

Custer: El asesino de los pinchos pisando fuerte los platos. Tremendos efectos desde esos gritos de guerra tribales que recrea con su mesa de mezclas. Increibles texturas aterciopeladas que adornan todo el tema. Sin duda, es imprescindible escucharla con unos buenos cascos para apreciar todo su potencial. Y Corey está muy enfadado además.

Be prepared for Hell: Declaración de intenciones. Da miedo, como un pasillo oscuro en el Resident Evil. Así son los Knot, siempre profundos.

The Negative One: El otro hit del disco. A ver, igual los efectos del DJ se parecen un poquitín a los de Custer, pero si te fijas bien son diferentes, aquí tiene un rollo más drum and bass, mientras en la otra eran más industriales.

If Rain is What You Want: Slipknot se acercan al terreno del downtempo y los cantautores con un tema reposado e inquietante, a flor de piel. Imposible no acordarse de Nirvana, banda con la que tanto tienen en común y no sólo por los suicidios. Pero luego, se anima tomando forma de doom-metal con voces de nuevo a lo Brandon Boyd. Y es que igual Corey no es tan guapo, pero transmite más.
CONCLUSION

En definitiva otro gran disco que sumar a la carrera de la banda más importante del metal actual. Si creías que proyectos paralelos como Stone Sour iban a eclipsarles con su original  postgrunge, estabas equivocado, pues Slipknot son mucho más versátiles. Sus fans, los llamados “faggots” no se verán decepcionados.  Así las cosas, Mastodon lo tienen dificil para quitarles el trono.
LO MEJOR

– Son brutales

– Han madurado mucho y apenas se repiten

– Tremendo trabajo en la parte electrónica

 

LO PEOR

– Que no haya una tipo Wait & Bleed

– Que se haya suicidado Paul Gray. !!!! Acabo de darme cuenta que el título es un juego de palabras, Slipknot no dan puntada sin hilo.

 

Anuncios

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s